Los errores habituales de los emprendedores primerizos

diego/ Diciembre 1, 2015/ Emprendimiento/ 0 comentarios

Emprender en España es todo un deporte de riesgo. Pese a todo, las cifras de los últimos tiempos indican que cada son más, y más jóvenes, los españoles que apuestan por poner en marcha su idea de negocio.

Como muchos de nuestros lectores sabrán, una buena idea y una mejor actitud no es siempre sinónimo de éxito en el mundo empresarial. La actitud con la que nos enfrentamos a las trabas y problemas que nos irán asaltando y la falta de experiencia en general, pueden convertir una idea ganadora, en un proyecto ganador más en la basura.

Después de consultar a varios asesores expertos en emprendimiento, hemos sacado en claro que existen una serie de patrones que actúan como limitadores del potencial de la idea inicial llegándose a cargar, en muchos casos, el potencial inicial del proyecto.

El primero de ellos puede ser el exceso de euforia con nuestra idea. La negatividad es el enemigo del emprendedor, pero el exceso de optimismo también lo es. Este nos lleva en muchas ocasiones a no escuchar consejos y a tomar decisiones rápidas y sin tener en cuenta muchos factores que pueden resultar decisivos. Medita con pausa las decisiones y ejecútalas rápido.

El segundo sería la excesiva dependencia de los datos. Tomar decisiones rápidas, como una reducción de costes después de un trimestre con resultados negativos sin analizar qué es lo que esconden detrás los números es uno de los errores más comunes en los nuevos emprendedores. Detrás de cada resultado hay mucha información que merece estudio.

Son muchos los emprendedores de nuevo cuño que están convencidos de que la manera de explotación de su idea que tienen entre manos es la mejor de todas. El aprendizaje acumulado durante la etapa previa al emprendimiento es necesario, pero a veces estigmatiza algunos vicios que nos obligan a escuchar más puntos de vista.

Otra idea a tener presente es que cualquier proyecto liderado por una persona que confía en sus colaboradores tiene más posibilidades de acabar en éxito. El mejor CEO es el que sabe escuchar y aprovechar el talento de los miembros de su equipo.

Quedarse inmóvil cuando algo nos sale bien y no arriesgar ante una opción interesante es también propio de muchos de los nuevos emprendedores. El riesgo, con mesura, ha resultado el trampolín del éxito para muchas grandes empresas que no de tomarlos hubieran quedado en proyectos mucho menores.

Hay muchos empresarios que, cuando algo se tuerce, optan por realizar un giro radical a sus planteamientos. El estrés que produce una decisión que ha traído consigo malos resultados para nuestra empresa genera respuestas rápidas y poco meditadas. Sentido común, lógica y creatividad para combartirlos.

Es necesario pararse y pensar el por qué de lo bueno y lo malo. Otro factor que puede acabar dirimiendo una idea buena de una mala es el detenimiento y el análisis de la situación del proyecto en cada momento celebrex 100 mg. Si nos va bien, hay que pensar por qué y reforzar este punto. Si es al contrario, aún más análisis y más consultoría al equipo.

El último punto a destacar es la necesidad de aprender de nuestros fallos. Errar, y más en las primeras fases de un negocio, es normal. No escuchar o dejarse aconsejar por el entorno es un error que puede tener consecuencias definitivas para nuestro negocio.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.