Cómo financiar mi startup en España

diego/ Marzo 29, 2016/ Emprendimiento, Startups/ 0 comentarios

El número de startups en España no para de crecer. Según los últimos informes oficiales al respecto, estas crecieron el pasado curso nada más y nada menos que un 87% sumando entre todas una inversión de capital global de 500 millones de euros.

Con esto y con todo, el principal problema que se encuentran los nuevos emprendedores una vez se han decidido a apostar por poner en marcha una nueva idea respaldada por un plan de empresa que garantiza la viabilidad del proyecto desde todos los puntos de vista, es sin duda alguna el asunto de la financiación.

Si partimos del hecho de que España es el país trigésimo tercero en el que es más fácil hacer negocios, según el Banco Mundial, partiendo de variables como el número y la complejidad de los distintos procesos o las normas exigidas desde el gobierno para poner en marcha una empresa, la realidad es que no salimos para nada bien parados.

Es especialmente sangrante la comparación los primeros clasificados de esta lista como es el caso del primero de todos Singapur, o de los países europeos punteros en emprendimiento como Noruega, Finlandia o Reino Unido, donde los trámites y las trabas son notablemente inferiores a las que se requieren para emprender en España.

Para que nos entendamos más allá de los datos y las clasificaciones, un nuevo emprendedor español deberá emplear el doble de tiempo de lo que lo harán los ciudadanos de los países con más ingresos de la zona OCEDE, según datos del portal online Spotcap.

Como ya saben los emprendedores que han decidido comenzar con este largo y a veces tortuoso camino al éxito, solamente para arrancar con los procedimientos burocráticos exigidos se necesitan, al menos, cuatro mil euros, a los que pronto se deberán agregar los derivados de la adquisición de bienes y de personal.

Cualquier comparación con Estados Unidos, el paraíso para los jóvenes emprendedores, es mera casualidad siendo allende los mares un proceso tremendamente simple, rápido y mucho menos costoso de lo que supone hacerlo en un país como España.

Con todo esto, queda más que claro la odisea que supone para un español, joven, sin experiencia en trabajo por cuenta propia, convertirse de la noche a la mañana en nuevo emprendedor. Si este es tu caso y todavía no te han dado ganas de bajarte del barco, vamos a tratar de contarte cuáles son las mejores formas para encontrar financiación para tu proyecto o startup.

Lo primero que debemos conocer en el capítulo de la financiación de un nuevo proyecto empresarial o startup es que si bien existen varios modelos de financiación, los principales y accesibles para la gran mayoría de los interesados son básicamente cuatro, que pasamos a detallar en el siguiente epígrafe.

Tipos de financiación para nuevos emprendedores

El primero de ellos es el denominado ‘Venture capital’. Enfocado para las primeras etapas de la puesta en marcha del negocio, actúa como una ramificación del capital riesgo. El pasado curso 2015, el montante total de los recursos que dedicaron a proyectos ‘Made In Spain’ ascendió a casi cuatrocientos millones de euros.

Quizás el más conocido de todos es el que hace referencia al micromecenazgo o Crowdfunding. El más socorrido por muchos de los nuevos y pequeños emprendedores españoles cuyo objetivo es recaudar capital de manera directa, recibiendo inyecciones de pequeños prestamistas anónimos que deciden apostar por un proyecto determinado, a cambio de algún tipo de beneficio futuro.

Si bien depende de la visibilidad que le podamos dar a nuestro Crowdfunding, y por supuesto de la viabilidad de un proyecto capaz de interesar a distintas capas de la sociedad o a inversores particulares, se antoja como una de las maneras más sencillas que, eso sí, suele proporcionar cantidades inferiores a las que repercuten otro tipo de financiación.

venture-capital

Otra manera de encontrar financiación es través de los ‘Business angels’, también conocidos como padrinos de startups. Estos son nada más y nada menos que inversores que, tras estudiar cada caso concreto, deciden invertir en los proyectos, agregando además de esta implicación económica, su experiencia en el mundo de los negocios y la deseada agenda necesaria para que todo negocio que necesita apoyo eche a andar con paso firme.

A cambio de esta entrada directa en el negocio, los Business Angels ‘prometen’ ganancias a medio plazo. Las inversiones, que pueden variar según las necesidades de cada proyecto y de lo que este pueda interesar al grupo de inversión, se puede manejar en una horquilla que se mueve entre los veinticinco mil euros y los doscientos cincuenta mil, llegando casi siempre en fase ya de desarrollo o de expansión internacional.

El último modelo que aquí pasamos a analizar es el que tiene que ver con la obtención de créditos online, o préstamos que no tienen relación directa con el sector bancario. En este caso son empresas que se dedican al préstamos de distintas cantidades de dinero a cambio de intereses, presentándose como una clara alternativa al sistema bancario y que se devenga en líquido rápido y sin grandes trabas administrativas ni requisitos como los exigidos por los bancos. Un modelo rápido de financiación que resultará más o menos interesante en función de los intereses que se ofrezcan.

Este último sea quizás el más sencillo, pero también el que implica un mayor riesgo, ya que a diferencia de los otros, se exige una devolución obligatoria en un tiempo determinado agregándose a la cantidad los intereses. Eso sí, el plan de empresa tendrá menor peso que en el resto de vías de financiación.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.