Cómo transformar una idea en un negocio

diego/ Noviembre 21, 2016/ Emprendimiento/ 0 comentarios

Toda persona con espíritu emprendedor ha pasado en más de una ocasión por una situación de este tipo. A raíz de ver algo en los medios de comunicación, tras una charla con conocidos, o simplemente fruto de la inspiración le ha venido a la cabeza una idea con posibilidades de convertirse en negocio que finalmente ha caído en saco roto por distintas y variadas causas.

Sin embargo, y como es evidente, no todas las buenas ideas, o al menos no las más brillantes, se dejan pasar. Con la ayuda de uno o varios socios y con la determinación de que ha llegado el momento de emprender, llega el momento de convertir la idea en un negocio rentable. Para ello el primer paso será el de crear un plan de negocio cost of celebrex.

Lejos de ser una herramienta tediosa necesaria para optar a subvenciones de todo tipo, este debe ser nuestra biblia y es por eso que deberemos emplear una gran parte de nuestro tiempo en poner en negro sobre blanco hasta el más último detalle dejando allí claro que este es viable y estableciendo una serie de pautas, tiempos y modus operandi que seguiremos a rajatabla.

El plan de empresa debe ser un lugar de encuentro entre todos los participantes en el proyecto. Es aquí donde se verá si todos los socios tienen o no la misma visión de negocio siendo la redacción de las primeras páginas para conocer a ciencia cierta que están todos a una.

De la misma manera será durante la redacción de este cuando, una vez todos en el mismo barco, se pongan las habilidades de cada uno al servicio del proyecto con el reparto de funciones. Es capital que este no se imponga si se quiere llegar al éxito en el negocio.

A la hora de vender la idea para obtener subvenciones es muy importante elegir la persona indicada para presentar el proyecto y realizar un resumen ejecutivo que se asiente en cuatro o cinco puntos como máximo en el que tienen que quedar resueltas las dudas que le puedan asaltar a los posibles interesados en apostar por nuestra idea.

En este sentido, en función de si se vende a la administración (indicando qué aportará a la comunidad, o cuántos empleos creará…) o si se vende a un inversor privado (capital humano, capacidad de retorno, plazos…) habrá que poner el foco en distintos puntos.

Sea como fuere tras ojearse las primeras páginas deberá resolverse cuál es el objetivo de la empresa, cómo se venderán los productos o servicios indicados, por qué somos mejores que la competencia, cuál va a ser la forma de financiación, etc.

Uno de los puntos fuertes de todo plan de empresa en el análisis de nuestro entorno, y más concretamente de la competencia. El conocimiento de los proveedores y del target al que se dirige son dos patas fundamentales que darán o restarán credibilidad al proyecto. Estar al tanto en estos dos asuntos ayudará a establecer unas previsiones de ingresos son realistas, a conocer los puntos fuertes y débiles de los competidores y a cerciorarse de cómo se comunicará nuestra presencia a los clientes.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.