¿Qué son y en qué se diferencian una incubadora y una aceleradora?

diego/ Noviembre 14, 2016/ Emprendimiento, Startups/ 0 comentarios

Muchos de los nuevos emprendedores que se aventuran en los tan apasionantes como complicados proyectos que se derivan de una startup saben que cualquier proyecto para poder llevarse a cabo necesita de una serie de recursos externos que le doten de visibilidad y financiación, dos de los factores más decisivos en el futuro de cualquier nueva idea de negocio.

Dicho de otra manera, toda startup que busque el éxito deberá pasar por dos fases. La incubación y la aceleración, para lo que echará manos de las incubadoras y las aceleradores. ¿No sabes bien lo que son? Pues aquí vamos a tratar de explicártelo.

Empezando por el principio vamos a tratar de responder a la pregunta de qué es una incubadora. Una incubadora no es otra cosa que una empresa que se encarga de peinar el mercado de nuevos proyectos de base tecnológica cuyo potencial les sitúa al bordo de salir al mercado. Aquí, un grupo de expertos en temas legales, económicos, de marketing y otras muchas disciplinas ofrecen su experiencia al servicio de los CEO con el fin de dar forma a la salida al mercado de la empresa en cuestión. Para ello hay tres fases.

La primera es la pre-incubación, con la que se busca dejar completamente definido el plan de empresa para la startup en cuestión. Cuál es el modelo de negocio, quién es nuestro target y cómo vamos a tratar de hacerles sentir que sus necesidades quedarán satisfechas con nuestro producto son algunas de las claves que se definen en esta fase inicial.

La segunda es ya la de la incubación, en la que durante unos meses se ve cómo se va implantando el plan de empresa detallado en la fase anterior focalizándose ahora en el desarrollo de los distintos departamentos que necesitan ponerse en marcha previa a la salida del mercado de la startup

La tercera y última es la post-incubación, donde se realiza un seguimiento exhaustivo y al detalle de cómo crece el proyecto para así enfocar el crecimiento planteado y puesto por escrito en el plan de negocio.

Es importante conocer que existen distintos tipos de incubadoras, especializadas en distintos mercados y en la enseñanza de los aspectos clave que deben controlar los CEO para poder convertirse en empresarios de éxito, ya que estos no tienen por qué tener conocimientos de todos los campos que afectan a su idea de negocio.

Además de las incubadoras están las aceleradoras, que no son otra cosa que las de apremiar a la salida de un proyecto ya en desarrollo, tras haber pasado por la incubadora. El fin de estas empresas no es otro que el de empezar a hacer rentable lo que antes se ha puesto sobre el papel.

Ambas pues son importantes. Y es que dependiendo de la fase de crecimiento en la que se encuentre una idea será más conveniente decidirse por una incubadora o por una aceleradora. Sea como fuere, si tienes una idea en mente, la has desarrollado y ven potencial en ella. No lo dudes y ves a por todas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.