Qué debo saber si quiero vender una Startup

diego/ Diciembre 12, 2016/ Emprendimiento, Startups/ 0 comentarios

A diferencia de los pequeños y medianos negocios de toda la vida, la vida de las startup tienen un recorrido distintos con una duración especialmente longeva en sus inicios y con un final para los promotores o ideólogos de la misma que, casi en todos los casos, pasa por vender total o parcialmente la misma.

Es por eso que, igual que es necesario conocer los pormenores de todo lo que conlleva poner en marcha una idea de negocio, cómo conseguir financiación, cómo empujarla una vez en marcha o cómo mejorar las perspectivas de futuro de la misma, es igual de importante saber algunos términos capitales si estamos pensando en vender nuestra startup, así como las distintas opciones que se nos pueden presentar al respecto.

Una primera posibilidad de venta es aquella en la que los dueños de la idea minimizan riesgos a través del desprendimiento de acciones ‘earn out’, en la que tanto el comprador como el vendedor comparten riesgo. Para la venta se fijan unos plazos y unas cantidades determinadas que se irán abonando en función de los objetivos cumplidos asegurando que los ideólogos seguirán en la empresa hasta que estos queden desligados de definitivamente.

Es muy habitual, cuando se trata de una idea interesante pero en una fase muy iniciática del proyecto que las partes se decanten por lo que se conoce como ‘liquidation preferences’, es decir, una venta en un plazo de 3 a 5 años en el que el comprador asume el riesgo de una idea por desarrollar, por lo que a través de este sistema se cubren firmando un cobro preferencial en el caso de quiebra como socios preferenciales y un suelo de valoración en sus participaciones por si las cosas se ponen feas.

Cuando las startup en venta necesitan de una operación ‘private equity’ es habitual que se recurra a una venta con mecanismo de deuda que garantiza a los inversores que, justo después de que cobren los acreedores, ellos serán los primeros en recuperar lo pactado en el contrato de compra-venta de la empresa en cuestión.

En lo que se refiere al caso español, el más común es la venta a través de préstamos participativos. La gran ventaja de este mecanismo, que lleva al inversor como en el anterior punto a cobrar antes que los socios tras los acreedores es que la inversión cuenta como patrimonio neto a efectos contables.

Por último, existen las famosas opciones, en las que se determina un tiempo en el que cualquiera de las partes puede vender o comprar las acciones al precio pactado en el contrato y que, como allí se podrá leer, podría ser a un precio de acciones que se incrementará o disminuirá en función de los objetivos conseguidos en un tiempo determinado.

Detrás de todas estas posibilidades de compra-venta de startups está la volatilidad en el precio de las acciones de las empresas tecnológicas con potencial, capaces de multiplicar su valor por mucho en cuestión de meses. De ahí que se abran tantos caminos en este campo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.